¿Qué es la osteointegración de los implantes dentales?

¿Qué es la osteointegración de los implantes dentales?

¿Qué es la osteointegración de los implantes dentales?

Los profesionales de IPIRO, analizan la importancia de la osteointegración, un proceso necesario para garantizar el éxito a largo plazo del tratamiento con implantes dentales.

Un implante dental es un accesorio artificial en la mandíbula, que actúa como raíz del diente de reemplazo. Por lo general, está hecho de titanio. Durante la colocación de un implante, el objetivo principal es lograr un contacto cercano inmediato con la mandíbula circundante. Después de un período de curación, los implantes dentales quedan anclados y estables gracias a la osteointegración. Este es un proceso mediante el cual las células de la mandíbula crecen hasta la superficie del implante para sujetarlo de forma segura. La palabra osteointegración deriva de la palabra griega osteon (hueso) y del latín integrare (hacer un todo).

¿Qué es la osteointegración de los implantes dentales?

La osteointegración se produce durante un período de seis semanas a seis meses, según la ubicación de los implantes y la salud de la mandíbula. Durante este tiempo, se pueden colocar dientes temporales. Una vez que los implantes están completamente integrados, los dientes de reemplazo permanente se fijan sobre los implantes o los postes del implante.

Los implantes se ven, se sienten y funcionan como dientes reales porque proporcionan un anclaje sólido y una estructura similar a una raíz. La restauración del implante dental generalmente consta de tres componentes. La sección que reemplaza la raíz es un pequeño tornillo de titanio. Las raíces de titanio se fusionan con la mandíbula y proporcionan la base para coronas individuales, puentes o incluso un conjunto completo de dientes, como una dentadura postiza. Las otras dos partes de un implante dental se conocen como el pilar (el conector) y el diente de reemplazo (la corona).

Biocompatible y fuerte

El titanio es un metal aceptado por el cuerpo humano y las células óseas crecerán fácilmente en su superficie. El implante normalmente está rugoso o recubierto para aumentar el área disponible para la osteointegración. El titanio es ligero y biocompatible. También es un material muy fuerte y puede soportar continuas fuerzas de mordida. El titanio es el metal preferido para las articulaciones artificiales y muchos otros procedimientos médicos.

Descubrimiento sorpresa

La osteointegración fue descubierta por un cirujano ortopédico sueco, el profesor Per-Ingvar Brånemark en 1952. Para estudiar la microcirculación, había insertado un tubo de titanio para un dispositivo óptico en la pata de un conejo. Cuando intentó quitar el tubo de metal, Brånemark se sorprendió al descubrir que no podía separar el titanio del hueso. Definió la ossesointegración como «una conexión estructural y funcional directa entre el hueso vivo ordenado y la superficie de un implante portador de carga». En 1965, el profesor Brånemark colocó en un paciente los primeros implantes dentales de titanio con la intención de osteointegración.

Preservación de la mandíbula

¿Qué es la osteointegración de los implantes dentales?

Una vez integrados, los implantes dentales trabajan continuamente para reducir la pérdida ósea y preservar la estructura de la mandíbula. Al ayudar a mantener la función masticatoria adecuada, los implantes ejercen fuerzas naturales sobre la mandíbula para mantenerla funcional y saludable. Si se deja un espacio cuando se pierde un diente, el hueso de abajo tiende a deteriorarse debido a la falta de estimulación masticatoria. La pérdida o encogimiento óseo también puede ocurrir con el envejecimiento natural, lesiones, enfermedad de las encías (periodontal) y el uso de una dentadura postiza convencional. La presión de una dentadura postiza sobre las encías durante la masticación reduce el suministro de sangre, lo que también puede aumentar la velocidad a la que se pierde hueso.

Estilo de vida saludable = éxito del implante

En general, la tasa de éxito de los implantes dentales es de alrededor del 95 por ciento. Las elecciones de estilo de vida saludables son esenciales para una curación exitosa. El tabaquismo restringe la osteointegración drásticamente y aumenta el riesgo de que los implantes no se curen correctamente después de su colocación, lo que aumenta la probabilidad de que fallen con el tiempo. La nicotina afecta el flujo sanguíneo y el crecimiento de las células óseas, dos factores esenciales para la osteointegración. Una mala alimentación, el consumo excesivo de alcohol y la falta de cuidado dental también pueden afectar la salud de los implantes dentales.

Falta de hueso

Si un paciente carece de hueso natural en la mandíbula, es posible que se reconstruya antes de colocar los implantes. El aumento de hueso es un término que cubre una variedad de procedimientos que «construyen» hueso. Por lo general, esto se logra mediante el uso de rellenos biológicos comúnmente llamados injertos óseos. El injerto implica la adición de hueso a la mandíbula para proporcionar una base firme para los implantes dentales. Los materiales de injerto óseo pueden provenir de una variedad de fuentes: animales, humanos o sintéticos. Todos proporcionan un andamio en el que crecerá hueso nuevo.

En  IPIRO  optamos  por  el  Implante  Tapered  Internal con Tecnología  Laser-Lok de BioHorizons con más de 30 años de respaldo científico. Esperamos que te haya gustado nuestro post sobre nuestros cursos en implantes dentales . Si estas interesado en nuestro curso puedes solicitar más información en nuestra pagina Web.

No Comments

Post A Comment

Translate »